macaco clonado

Científicos chinos crean los primeros monos clonados con la técnica de la oveja ‘Dolly’

Spread the love

Científicos chinos crean los primeros monos clonados con la técnica de la oveja ‘Dolly’

Científicos chinos han anunciado hoy el nacimiento de los primeros monos clonados usando la misma técnica con la que en 1996 se creó la oveja Dolly, el primer mamífero del mundo nacido por este método. Aunque la clonación se ha logrado ya en 23 especies de mamíferos, hasta ahora había sido imposible forzar la biología de los primates, mucho más cercana a la humana, para desarrollar animales sin malformaciones ni generar abortos espontáneos que son relativamente frecuentes en estos casos.

Al igual que con la famosa oveja, los científicos chinos transfirieron el núcleo celular con la herencia genética de un animal a un óvulo de otro animal donante al que previamente se le había quitado el núcleo.

El óvulo se implantó finalmente en una hembra que gestó el clon.

Teóricamente, de esta forma se pueden generar muchos animales genéticamente idénticos.

En 1999 ya nació un mono de laboratorio con la misma información genética que uno de sus congéneres, pero en esa ocasión el animal clonado resultó de la división de un óvulo fecundado en el laboratorio, como los gemelos monocigóticos.

Crear estos clones es aún muy complicado e ineficiente. Los investigadores desarrollaron 109 embriones transferidos con fibroblastos. Solo consiguieron seis embarazos y de dos de ellos nacieron los dos clones sanos. La clave del éxito, que llega más de 20 años después de Dolly, ha sido el uso de factores epigenéticos que facilitan la reprogramación celular del embrión. Pero esto solo ha funcionado con células de cuando intentaron clonar células adultas usando la misma técnica fueron necesarios 192 embriones, hubo 22 embarazos y solo nacieron dos ejemplares que murieron poco después de nacer, según los detalles del estudio, publicado en Cell.

Las leyes europeas no prohíben usar primates para investigación, pero su uso está “muy restringido”. “Hay enfermedades en las que hay que usar monos para probar nuevos fármacos, como por ejemplo el párkinson, una de las pocas enfermedades para cuya investigación se siguen empleando primates en Europa, no vale hacerlo en ratones”, explica Angel Raya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *